La flor de sal es una sal ecológica con infinidad de propiedades y un sabor especial que la hace ser distinguida por comensales y chefs a lo largo del mundo.

Su nombre proviene de la forma de los cristales milimétricos que forman una pequeña capa flotando sobre el agua de las lagunas, solo si las condiciones de viento y temperatura son las adecuadas.

desde 400